LA NBA entra de lleno en las apuestas deportivas

La liga de baloncesto más importante del mundo, la NBA, ha decidido sentar precedente en el deporte norteamericano y ha sido la primera en negociar un patrocinio relacionado con su interés por entrar en el sector de las apuestas. Y lo ha hecho con la empresa MGM Resorts International, el gigante de las apuestas y el juego en Estados Unidos, que precisamente ayer comentábamos estaría a punto de cerrar un acuerdo multimillonario con GVC para convertirse en un operador estrella en el entorno regulado del juego en el país.

En este caso, MGM Resorts será partner oficial de la liga en cuestiones relacionadas con las apuestas deportivas. Este acuerdo se entiende como parte del proceso de normalizar las apuestas deportivas como una parte importante y asociada de la cultura en las grandes ligas americanas, especialmente tras el visto bueno del Tribunal Supremo a permitir que los estados regulen esta actividad.

Como parte del acuerdo entre NBA y MGM, la plataforma de apuestas trabajará codo con codo con la liga para perseguir, detectar y prevenir el fraude deportivo relacionado con el juego, mediante un reporte diario de datos relevantes en relación a las cantidades apostadas.

Adam Silver, comisionado de la NBA, ha sido uno de los grandes defensores de integrar el negocio de las apuestas deportivas en la liga (dentro de unos límites y control ante el fraude) y buena prueba de ello es que tan pronto el entorno legal ha mejorado, la NBA ha sido la primera gran liga (NFL, MLB y NHL serían las otras tres) en mover ficha. Aunque los datos no son oficiales, parece que el acuerdo será por 3 años a razón de 25 millones de dólares cada uno.

Fuente:www.infoplay.info

La asociacion de jugadores de la NFL, en contra de la liberalización de las apuestas deportivas en EEUU

La asociación de jugadores de la NFL se ha convertido en una de las voces más críticas con el actual momento de expansión que vive el sector de las apuestas deportivas en Estados Unidos tras la resolución del Tribunal Supremo que declaraba inconstitucional la Ley PASPA. Explicamos qué está detrás de las preocupaciones de este colectivo.

La legislación estadounidense relacionada con el juego y especialmente con las apuestas deportivas parece por fin haber superado los problemas que la habían sometido durante las últimas dos décadas. La resolución del Tribunal Supremo fallando a favor del estado de Nueva Jersey en el caso “Murphy vs NCAA” sirvió para declarar inconstitucional una ley (PASPA) que impedía que los estados regularan cualquier aspecto relacionado con la legalidad de las apuestas deportivas.

Tras mucho tiempo de espera, las expectativas del sector son muy altas y los diferentes estados llevan semanas desarrollando sus respectivas legislaciones. La mayoría de ellos quieren estar operando antes de la segunda semana de septiembre, fecha en la que arranca la competición más seguida del país, la NFL.

Sin embargo, la principal asociación de jugadores profesionales de la National Football League (NFL) se ha convertido en una de las voces más críticas con este proceso aperturista que permitirá generalizar las apuestas deportivas tanto en ámbito terrestre como online por todo el país. Los jugadores creen que esta legalización “traerá consecuencias muy serias” para la competición.

Evidentemente, tras las quejas de estos deportistas está el intento de llevarse parte del pastel en cuanto a los enormes ingresos que se espera sean capaces de generar los operadores de apuestas deportivas. Aún no se ha confirmado que ninguno de los estados que están regulando o que ya han regulado el sector, haya incluído una partida especial para garantizar la financiación de colectivos como el de jugadores, que considera puede verse seriamente afectado por las consecuencias negativas que podría tener la generalización de las apuestas.

Casey Schwab, vicepreseidente del área Legal y de Negocio de la National Football League Players Association (NFLPA), ha dicho que “a partir de ahora los jugadores van a estar en el punto de mira del público y de los apostadores por su papel en los partidos, lo que puede suponer un problema para la privacidad y los aspectos relacionados con la integridad del deporte. Con la apertura de este sector, el jugador ve aumentado significativamente el número de problemas potenciales que puede tener mientras que no incrementa en nada sus beneficios“.

Las demandas relacionadas con que los operadore de apuestas financien a colectivos como jugadores, propietarios de equipos o ligas profesionales y amateurs ha sido uno de los caballos de batalla con el que han tenido que lidiar los estados. Por ahora no han cedido a ellas aunque ante el inicio de la temporada de la NFL el miedo a una huelga de jugadores parece más real que nunca.

Lo que no quieren los jugadores es que como sucediera con la apertura legal a los juegos de Fantasy (Daily Fantasy Sports), los deportistas pasen a ser protagonistas casi exclusivos de estos productos de ocio, sin que puedan recibir a cambo una contraprestación económica. “Deshumanizar a los deportistas” es una de las consecuencias negativas que la “expansión de los Fantasy Sports y ahora la llegada de las apuestas deportivas” va a traer.

La NFL ha opinado al respecto que igual que sucede a los deportistas, por ahora no hay una financiación directa de actividades como las apuestas deportivas, pero “las oportunidades de desarrollo de negocios y de expansión de la popularidad del deporte” gracias a la expansión de este sector tiene un efecto directo en los ingresos por televisión y éstos repercuten en las mejoras salariales de los jugadores.

Fuente:http://www.infoplay.info/